ENVÍO GRATIS EN PEDIDOS DE MÁS DE 39€ (ESPAÑA)

¿Comemos demasiada carne? Relación entre consumo de carne y esperanza de vida.

¿Comemos demasiada carne? Relación entre consumo de carne y esperanza de vida.

julio 13, 2021

Esta última semana, en España hemos vuelto a revivir la eterna polémica sobre la carne: es mala para la salud y contamina mucho. 

Esta vez quizá haya tenido más repercusión debido a que estas declaraciones las hizo el Ministro de Consumo Alberto Garzón, que tras estas afirmaciones ha sido muy criticado en redes, medios e incluso por miembros de su Gobierno, incluido Pedro Sánchez. 

Hace unos meses ya escribimos un post justamente sobre estos dos asuntos que os recomendamos leer.

En nuestro blog tenemos varios artículos en los que explicamos que la ganadería ecológica y las técnicas tradicionales de pastoreo, no sólo no son perjudiciales para el medio ambiente, sino que son beneficiosas, por lo que nos vamos a centrar en el tema de la salud. 



¿Comemos demasiada carne?

Estas declaraciones se producen justo en la semana en la que se ha conocido que, según datos de la FAO, somos el país de la Unión Europea con mayor consumo de carne. 

Siguiendo la narrativa en contra de la carne como alimento saludable, podríamos entender que la población española tiene más problemas de salud que en el resto de Europa o que en países con menor consumo de carne. Sin embargo somos el país de Europa con una mayor esperanza de vida según Eurostat. No solo eso, España es el tercer país del mundo con una esperanza de vida más alta. 

Somos el país europeo con mayor consumo de carne pero estamos muy lejos de los primeros puestos del ranking mundial que encabeza Hong Kong, que casualmente es el país del mundo con mayor esperanza de vida. 

Evidentemente, la dieta no es el único factor que afecta a la esperanza de vida, pero parece que el consumo de carne no tiene un efecto negativo. 



40 Años después la guerra contra la grasa ha acabado. 

En los años 80, casi un millón de Norteamericanos morían al año por enfermedades cardiovasculares. Intentaron buscar una solución rápida y se encontró un culpable, la grasa. 

A partir de entonces, la USDA (el Departamento de Agricultura Americano) lanza las famosas guías dietéticas “Dietary Guidelines for the United States,” en las que se recomienda comer menos carne roja grasa, huevos y lácteos e incrementar el consumo de frutas y vegetales y especialmente hidratos de carbono.  

Muchos escépticos denominaron esto como un enorme experimento nutricional y 40 años después se pueden ver los resultados, ha sido un fracaso. 

Observando casi todos los parámetros, los americanos están más enfermos y obesos que nunca: 

¨La prevalencia de la diabetes tipo 2 aumentó un 166% entre 1980 y 2012. Casi 1 de cada 10 estadounidenses adultos tiene esta enfermedad, lo que le cuesta al sistema de atención médica $245 mil millones al año, y se estima que 86 millones de personas son prediabéticas. Las muertes por enfermedades cardíacas han disminuido, un hecho que muchos expertos atribuyen a una mejor atención de emergencia, menos tabaquismo y uso generalizado de medicamentos para controlar el colesterol como las estatinas, pero las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la principal causa de muerte en el país. Incluso las tasas crecientes de ejercicio no han podido mantenernos saludables. Más de un tercio del país ahora es obeso, lo que convierte a los EE. UU. En uno de los países más obesos en un mundo cada vez más obeso.¨ - Time Magazine: Ending the War on Fat.
Fuente: https://time.com/2863227/ending-the-war-on-fat/

Nuevas investigaciones sugieren que es el consumo excesivo de carbohidratos, azúcar y edulcorantes el principal responsable de las epidemias de obesidad y diabetes tipo 2.

La evidencia a favor de la grasa como parte indispensable de una dieta saludable es tan abrumadora que ha sido inevitable cambiar la narrativa anterior. 



¿Tardaremos otros 40 años en acabar con la guerra contra la carne?

No hay evidencia científica que determine que la carne es perjudicial para la salud. Son solo asociaciones potenciales entre causas y efectos. 

Hay un enorme número de estudios que concluyen no solo que el consumo de carne no produce ningún tipo de efecto perjudicial, sino todo lo contrario. 

Quizá el más significativo sea el metaestudio publicado por Annals of Internal Medicine.

Este estudio se ha realizado por un panel de 14 expertos en el que se ha hecho una revisión y meta análisis de más de 118 artículos científicos (56 cohortes) con más de 6 millones de participantes. 

La conclusión del estudio ha sido que los posibles efectos absolutos del consumo de carne roja en la mortalidad e incidencia del cáncer son prácticamente inexistentes, y la certeza de la evidencia es muy baja.

Esperamos que la tan promovida reducción drástica de productos de origen animal en nuestras dietas no suponga un nuevo experimento en el que la salud del público general se vea tan perjudicada como en el caso de las grasas. Nosotros seguiremos aportando nuestro granito de arena para evitarlo.



15% DESCUENTO

Si nos dejas tu dirección de correo electrónico